Ser mamá y ser mujer, encontrando el equilibrio

A la mayoría de las mujeres nos encanta la moda, el maquillaje, ir a la peluquería o hacernos las manos, de vez en cuando salir con las amigas, ir a una cita romántica, o arreglarnos un poco más de lo normal en aquellos días que nos sentimos un poco feitas… Pero, ¿Qué pasa con todo esa coquetería cuando nos volvemos madres? ¿Acaso dejamos de ser “mujeres” para ser “mamás”? ¿Se puede seguir el mismo ritmo de vida? ¿Cómo lo hago para ser mamá y mujer a la vez?…

Todas nos hemos hecho las mismas preguntas en los primeros tiempos de la llegada del bebé. Nuestra vida cambia completamente, todo lo sientes fuera de control, nos invade la culpa de no hacer las cosas perfectamente bien, nos agobiamos de no tener tiempo para nosotras misma, y por último, como si fuera poco, nos sentimos algo incomodas con este nuevo cuerpo después de esos 9 meses junto a nuestro pequeño regalo del cielo.

Sacando algunas conclusiones de mi propia experiencia, de amigas y familiares, puero contarles que SI se puede ser mamá y mujer a la vez, pero hay que aprender paso a paso:

Paso 1.-  Si el bebé descansa, tu también descansa un poco, la casa no va a salir corriendo, los platos puedes esperar un rato más, pero tu cuerpo y tu mente para estar sanos necesitan descanso y desconexión aunque sea los unos minutos… Este te ayudará a tener menos ojeras, a que tu piel no se vea tan cansada y tendrás más energía para disfrutar aun más de tu peque.

Paso 2.- ¡Primero tu!, Si vas a salir sola o junto al bebé, aprovecha que descanse (te levantas mientras él duerme) o que esté con papá, para tener tu momento de baño, maquillaje y peinado, la ropa la dejaremos para después de tener ya muy guapo al bebé para evitar un pequeño e inesperado accidente (como que nos vomite, la caca o esas cosas que los bebés saben hacer a mamá jajajaja)… Esto te permitirá estar más tranquila, y ¡verás como funciona!

Paso 3.- ¡Disfruta de cada momento! Si vas a ir de compras, anda por algo puntual o por aquello que realmente necesitas, recuerda que pasar muchas horas fuera de casa no solo es cansador para ti, sino también para el bebé. Intenta ir siempre acompañada para que puedas probar las pendas que te compras, ya que no sería nada agradable tener que volver luego a cambiar las cosas por no probarlas en el momento.

Paso 4.- Tu cuerpo sigue cambiando hasta 1 año de nacido del bebé. No te agobies, no te frustres ni te vuelvas loca tratando de bajar de talla, o intentado tener el cuerpo que tenias antes, el comer sano, hacer algo de ejercicio y dar pecho al bebé te ayudará de forma gradual y natural a volver a ser como antes…Si tienes problemas de sobrepeso, pide ayuda a un especialista quien te podrá guiar y orientar de acuerdo a tu necesidad especifica, recuerda que todas somos diferentes. Por todo ello no te compres tanta ropa que en uno meses más no podrás utilizar y será solo tiempo y dinero perdido.

Paso 5.- ¡Todos los días pueden ser un día especial! No guardes más ese perfume que te encanta, esa blusa o falda que te hacen sentir súper guapa, ni esos zapatos que te dan personalidad… Hoy es el día, ¡cada día es el día! Ponte esa ropa, ese perfume y esos zapatos solo porque sí, aunque sea difícil, busca un pequeño tiempo para ti sola, para reírte con tus amigas y compartir experiencias en común. Ponte linda y solo disfruta de este día que puedes estar contigo misma y seguir viendo crecer a tu bebé.

Si, lo sé, algunos puntos son difíciles, lo sé porque aun me cuestan algunos… Pero disfruto de cada cosa, me llena el alma saber que aunque soy mamá, también soy mujer, amiga, esposa y cada uno de esos roles me encantan. Hay tiempo para todo, y nuestros hijos también necesitan ver y sentir a una mamá feliz, tranquila y segura de sí misma.

No se admiten más comentarios